Saltar al contenido

Radiadores eléctricos

El radiador eléctrico es un emisor térmico que no necesita caldera ni instalación.

Los radiadores eléctricos suelen ser más indicados para hogares pequeños. Son más indicados para que se presenten como una alternativa complementaria a un sistema de calefacción central; sin embargo, son usados como fuente principal de calefacción en hogares que no puedan disponer de una red de tuberías y calderas, que estén un poco aislados.

Están los radiadores eléctricos de bajo consumo con tecnologías actuales que son una alternativa a los radiadores que funcionan con agua, pero para áreas grandes, se sigue recomendando radiadores de agua.

Tipos de radiadores eléctricos

Estos tipos de radiadores nos ofrecen diferentes formas de brindar calor: por conducción, convección o radiación, dándonos alternativas de consumo para casa habitación.

Radiador eléctrico de aire

Este tipo de radiadores calienta el aire que contenga en su interior haciendo que este asciende gracias a que su peso es mayor que el aire del ambiente. Esta forma de transmisión se llama convección.

Es ideal cuando queremos elevar la temperatura rápidamente, pero cuando se apaga, este calor también se va. Por eso es mejor tener claro donde destinarlo y cuál será el tiempo de uso para no elevar el consumo de electricidad.

Radiador eléctrico de aceite

Son mucho más recomendados cuando van a ser usados largo tiempo (más de 8 horas) para que los periodos de encendido y apagado se puedan generar aprovechando su conservación del calor, producido por el fluido con calor remanente. Así logran ser más eficientes que los radiadores secos eléctricos, por esto muchos incorporan este líquido en las celdas de gran superficie, incorporados junto con ventilación que ayude a acelerar el proceso de convección.

El material más utilizado para este tipo de radiadores es el aluminio porque la emisión del calor es más rápida.

Radiador eléctrico de cerámicos

Con estos radiadores tendrás que tener paciencia para lograr llegar a la temperatura deseada, pero cuando los apagadas logras tener el calor por mucho más tiempo, su interior de cerámicos lo harán posible. Los modelos y potencias se adecuan al tamaño del ambiente que necesites calentar, convirtiéndose en una forma segura y económica de lograrlo.

Radiador eléctrico seco

Estos radiadores tienen dos formas de emitir el calor. Primero lo hacen por conducción al calentar el aire en sus paneles internos para luego emitirlos a través de la convección. Se calientan muy rápido, pero una vez apagado deja de emitir calor, son ideales para ambientes donde uno no tenga que pasar mucho tiempo, una solución rápida y práctica.

¿Por qué usar radiadores eléctricos?

Este tipo de calefacción tiene sus pros y contras en cuanto al uso y consumo, pero no podemos negar que se ha convertido en una solución a corto y largo plazo, sólo debes considerar los modelos y tamaños que más se acomoden a tus ambientes.

Ventajas de usar un radiador eléctrico

  • Rápido calentamiento del ambiente porque no necesitan sistema de calefacción central lo hacen a través de diferentes formas de transmisión: convección, conducción y radiación.
  • Se adecuan a cualquier estilo, los encontraras en colores blanco con diferentes tonalidades, grises y negros. También los hay portátiles o de pared, es decir, no hay excusas para no tener uno.
  • Podrás tener un radiador al que puedes programar la hora de encendido o apagado con un mando a distancia, lo mejor es que alguno ya están viniendo con WiFi para que lo enciendas cuando aún no llegas a casa.
  • Olvídate de estar programando mantenimiento, estos no necesitan más que un trapo húmedo para quitarle el polvo del día a día.
  • Podrás conocer la temperatura ideal de tu habitación o calcular cuanto te falta llegar a ella gracias a su pantalla digital.

radiador electrico

Desventajas de usar un radiador eléctrico

  • No podemos negar que el consumo de energía es mayor al que se usa con una caldera, por eso es bueno destinar modelos adecuados a cada habitación y tiempo de estadía.
  • Por su portabilidad, están más propensos a daños o a que tengamos un riesgo de accidentes. Destinar un lugar donde no haya transito o un modelo de pared nos vendría bien.

Descubre 9 formas de ahorrar con radiadores eléctricos

  1. Instalarlos preferiblemente donde haya el mayor flujo de aire frío y de superficies de baja temperatura, por ejemplo, debajo de las ventanas de los habitaciones, donde hay más presencia de entradas de temperatura del exterior.
  2. En caso de los radiadores de aceite, desconectarlos una hora antes de salir para aprovechar su calor remanente antes de que se enfríen completamente.
  3. Buscar radiadores con tecnologías de reposo y con sondas avanzadas. También ayudan los modelos con programación de encendido y control de temperatura por hora.
  4. Si se va a usar para baños o cuartos donde el uso no es constante, es mejor un radiador seco. Si es para tiempo prolongado es mejor un radiador de fluido (aceite).
  5. Un radiador pequeño para la habitación en la que esté tratando de climatizar, consumirá más energía eléctrica que uno grande, al hacer el esfuerzo de llegar a climatizar que uno de una potencia adecuada para el ambiente.
  6. Para los modelos con WiFi, se puede usar un racionalizador de potencia que lee el consumo de todos los aparatos de la casa, y para cuando sobrepasa este límite, apaga el radiador.
  7. Estar en 21 grados es lo recomendado para mantener el confort en invierno, un grado más de eso, significa el 7% de incremento en el consumo eléctrico.
  8. Usar y mantener un buen aislamiento del exterior y/o vigilar que no haya filtros de humedad ayudará a mantener la temperatura.
  9. Si bien no necesitan mantenimiento, purgar los radiadores después de meses sin haberlos usado, ayudará a mantener el buen funcionamiento.

toallero electrico

Datos de consumo referenciales

Te brindamos algunos datos que pueden ayudarte a tomar a encontrar el modelo que más se adecue a tus necesidades:

  • Euros/hora: 0,13 euros/ hora, igual a una nevera y horno.
  • Consumo aproximado: 750 W para un radiador de potencia entre 1500 W y 2000 W.
  • Área que calentar: 500W< 10M2; 2000 W > 50m2

Nuestros favoritos

Práctico y móvil

Este modelo es ideal para llevarlo a cualquier ambiente, sea pequeño o grande. Cuenta con 3 niveles de potencia: 600W, 900W y 1500W, un porta cable y 4 ruedas móviles. Puedes hacer uso de su regulador térmico y tener la seguridad que cuenta con protección contra incendios.

Radiador de aceite 1500 W
  • Radiador con 7 elementos, práctico y cómodo para tener calor en cualquier ambiente.
    • Lámpara de control.
    • Voltaje 220-240 V 50/60 Hz.
    • Medidas: 64 x 37,5 x 24,5 cm.
    • Peso 9 Kgs.

Inteligente y ecológico

Este modelo de la marca Orbegozo trabaja sin aceite, siendo amigable con el medio ambiente. Tiene un diseño elegante que ocupa poco espacio, puedes apoyarlo en el piso con sus patas de apoyo o colgarlo en la pared.

Cuenta con sistema de programación de encendido, apagado y manejo de temperatura por horas y por cada día de la semana. Podrás programarlo con su mando a distancia y visualizarlo en su pantalla digital, lo mejor es que podrás tener acceso a 3 niveles de regulación térmica.

Radiador seco (sin aceite) 1800 W
  • En color blanco. Cuenta con cuatro ruedas pivotantes, asa y recoge cables para su fácil transporte
    • Incluye apoyo y soporte de pared.
    • No reseca el ambiente.
    • Medidas: 102 x 69 x 14,5 cm.
    • Peso: 9.48 Kg.

Elegancia con bajo consumo

Toallero eléctrico hecho de acero, modelo de 16 tubos con potencia de 800 W. Cuenta con 3 niveles de potencia programables con su crono termostato digital. También tiene un| booast para calentar rápidamente el ambiente durante 2 horas.

Radiador toallero bajo consumo
  • Toallero vertical para baño con 3 niveles de potencia y 16 tubos.
    • Grado de protección IP-44 Clase II.
    • Incluye kit de soporte.
    • Medidas: 80 x 120 cm.
    • Peso 10.5 Kg.

Los radiadores eléctricos más vendidos